martes, noviembre 09, 2010

El hombre más amnésico del mundo se olvida de las cosas con solo parpadear

Se trata de Clive Wearing, quien padece de un mal del que jamás se podrá recuperar. El blog “El club de lo insólito” nos cuenta su dramática historia
 
 
Imagen


Cuando uno quiere hablar de una persona de memoria extraordinaria, se lo suele comparar con Funes, el memorioso, el entrañable personaje de Borges. La curiosidad nos lleva a buscar su antagonista. ¿Es posible que alguien encarne la desmemoria más extrema? La respuesta es sí. Por desgracia no se trata de un personaje de ficción, como el primero, sino de un hombre que padece de una terrible condición: una encefalitis lo dejó en la incapacidad de retener casi ningún recuerdo.
El afectado se llama Clive Wearing, un respetado musicólogo inglés que en 1985 fue víctima de una terrible infección cerebral que le causó daños irreparables en zonas relacionadas con la memoria. Su diagnóstico de entonces fue que padecía una encefalitis por herpes. El eminente neurólogo Oliver Sacks refiere que, al menos hasta esa época, el caso más grave de amnesia que le había tocado tratar correspondía a un paciente llamado Jimmie, una persona cuya vida había quedado entrampada en una desesperante aislamiento en el presente, en un instante que no dejaba de cambiar. La comparación entre ambos casos daba cuenta de la gravedad: “Jimmie tenía una capacidad de memoria de medio minuto, mientras que la de Clive es de pocos segundos. Los nuevos suceso y experiencias quedan borrados casi al instante”.
Siga leyendo la historia de Clive Wearing y comente sobre ella AQUÍ, en el blog El Club de lo insólito, de David Hidalgo Vega

jueves, noviembre 04, 2010

¿Debemos borrar nuestros recuerdos?


¿Debemos borrar nuestros recuerdos?
La potencial eliminación química de recuerdos invita al debate: unos creen que puede mejorar la vida y otros, que es nefasto.
"Anders Sandberg"
Algunas investigaciones han planteado que nuestros recuerdos no son tan indelebles como pensamos.
Si se pudieran borrar químicamente -por ejemplo los traumas de una guerra- ¿sería correcto? ¿o sería borrar nuestra historia?
A favor
Anders Sandberg, neurocientífico computacional del Instituto sobre el Futuro de la Humanidad, de la Universidad de Oxford.
"Hay un fuerte argumento moral para debilitar las asociaciones vinculadas al miedo: mejorar el bienestar humano.
Tener recuerdos fidedignos y precisos puede ser bueno para la identidad de una persona y para su habilidad de actuar moralmente.
Quizás incluso sea una obligación moral, como en el caso de ser testigo de un incidente o de ser un líder político responsable.
Pero creo que estos elementos son mucho menos importantes que la oportunidad de vivir una vida saludable.
El trastorno por estrés post traumático (TPET) puede llegar a ser una condición profúndamente inhabilitadora así que borrar de la memoria lo negativo o los recuerdos que producen miedo puede ser moralmente aceptable si el procedimiento permite que la persona viva una vida plena.
No estoy diciendo que la eliminación de recuerdos debe ser tomada a la ligera. Pero nuestra memoria es imperfecta, parcial y en muchos casos inventada.
Entonces quizás no deberíamos verlo como algo completamente distinto al proceso de selección de recuerdos que hacemos naturalmente todos los días".
En Contra
"Emily Holmes"
Emily Holmes, neuropsicóloga clínica, de la Universidad de Oxford.
"Los traumas son horribles y espantosos, pero lamentablemente son parte de nuestra vida.
Tenemos que recordar que mucha gente supera los traumas sin llegar a sufrir TPET.
Esto sugiere que es posible evitar el desarrollo de ese trastorno y que tenemos que aprender a sobrevivir sin que los recuerdos dolorosos nos afecten de una manera patológica.
La idea de que uno puede "borrarse la memoria" puede sonar atractiva, pero no creo que eso funcione.
Un ejemplo de que borrar un trauma no ayuda necesariamente al paciente es el caso de una violación bajo los efectos de una droga como el Flunitrazepam.
Las personas que han sido violadas luego de ingerir un sedante no pueden recordar lo que pasó.
Ese olvido puede generar consecuencias desastrosas. Es horrible no saber qué pasó porque tu mente inventa o intenta completar esos vacíos de la memoria y eso puede ser aún peor.
Nadie que haya sufrido un trauma -o que trabaja con afectados- quisiera que el incidente hubiese ocurrido.
Pero en terapias con buenos resultados, cuando el paciente vuelve a sentirse bien, no pide que le borren sus recuerdos.
Ellos entienden que es importante conocer la historia personal y recordar lo que te ha ocurrido en la vida.
Pongámonos en el caso de los veteranos de la Primera Guerra Mundial. Fue una época terrible. Pero ellos ¿optarían por borrar completamente esos tres años de su vida?
Creo que alguien que está enfermo podría decir que preferiría borrar esos malos recuerdos. Pero una vez que se ha recuperado, dudo que quiera que desaparezca el rol que esa memoria juega en su vida".
BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.

Neuropsicologia

Neuropsicologia

Soporte:

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.